sábado, 17 de febrero de 2018

A ver esa sonrisa 34/43

-Aquí nadie es joven. Ben nunca fue joven. Yo nunca fui joven. Probablemente tú también fueras un niño viejo, y te caemos bien porque puedes hacer el papel que quieras. Actuar es un juego maravilloso, ¿verdad? Te gusta venir aquí porque el resto de tu vida se desvanece. Nunca mencionas a tu mujer, así que seguro que ahí hay problemas. En tu trabajo seguro que hay problemas. Jesse permite a todo el mundo ser como es y pensar en sí mismo. Que no pasa nada por ser egoísta.

Todo el mundo tiene una habitación, un paisaje, un libro, un pensamiento, una música o incluso una persona a donde huir cuando ya no puede más con su mundo derrumbándose. Cuando se convierte en una adicción da problemas y a veces, sólo a veces, produce excelentes ejercicios literarios y musicales.


domingo, 4 de febrero de 2018

Una aventura amorosa 33/43

Creo que una ley obligaba a que hubiera una enfermera en la consulta cuando el doctor atendía a una paciente de sexo femenino. A mí me parecía una precaución trasnochada. Ni mucho menos. Increíble cuántas de aquellas viejecitas estaban enamoradas de él.

Hace algunos años tuve que frecuentar más de lo que me hubiera gustado a mi médico de cabecera lo que tuvo como consecuencia que mantuviéramos una relación profesional altamente fluida. Mis visitas se fueron espaciando gracias a su buen hacer y a mi recuperación y tardé una temporada larga en volver a la consulta.
Ese día llegó y cuando fue mi turno, entré en la consulta cerrando la puerta. Expliqué al médico mi dolencia relativa a un cierto dolor que tenía en la mama izquierda y entonces se levantó como una exhalación y fue directo a abrir completamente la puerta ante mis atónitos ojos. Acto seguido llamó por teléfono para solicitar que se acercara una asistente y me pidió que me sentara en la camilla para la exploración.
«Es que el otro día me han puesto una denuncia y no quiero volver a pasar por ello»
Parece ser que alguna de sus pacientes le había denunciado porque en su religión descubrirse ante un hombre aunque sea médico es algo pecaminoso. Pero lo gordo es que la denuncia la puso el marido cuando la mujer le contó su visita.
O algo así. Yo me quedé estupefacta pero entendí que no se fiara de nadie.
Qué mundo este, de verdad.

 

miércoles, 31 de enero de 2018

Hasta la vista 32/43

Cuando te estás muriendo es natural volver la vista atrás, recapitular sobre tu vida, arrepentirte. Acompañando a mi hermana estos últimos meses, yo también lo he hecho. Nos costó mucho despojarnos de la rabia y la culpa. Incluso las listas de nuestros pesares y reproches se van acortando. Ahora las listas son de las cosas que nos quedan. Amigos. Lugares.

Qué casual que casualmente pasen tantas casualidades. Que esté leyendo estos relatos justo ahora. Es como cuando estás embarazada que no haces más que ver barriguitas y cochecitos de bebé. Últimamente me rodea..., como si fuera una soga que se acerca a mi cuello..., bobadas, yo siempre voy con una navajilla suiza en el bolso :-P



That's all there is
Nothing more than you can feel now
That's all there is



viernes, 19 de enero de 2018

Panteón de Dolores 31/43

Durante años, siempre que Sally y yo estábamos juntas despotricábamos obsesisvamente por lo cruel y lo loca que eras. En cambio, ahora.... Bueno, supongo que cuando uno se está muriendo en cierto modo es natural rescatar lo que importa de verdad , los momentos hermosos. Hemos recordado  tus bromas y tu forma de mirar, sin que nunca se te escapara nada. Eso nos lo diste. La mirada.

La verdad es que tiene guasa la coincidencia. Pero mucha.

A la mierda la coincidencia, no por ella me va a dejar de gustar este pedazo de libro que estoy disfrutando y alargando a conciencia para que no se me acabe. Me gusta mucho el punto sombrío y de humor casi negro de la Berlin. Me habría encantado tomarme una cerveza con ella.

miércoles, 10 de enero de 2018

Luto 30/43

Últimamente he limpiado casas en las que alguien acababa de morir. Limpiar y ayudar a clasificar las cosas para que la gente se las lleve o las done a la caridad. Arlene siempre pregunta si tienen ropa o libros para el Hogar de los Padres Judíos, que es donde está Sadle, su madre. Han sido trabajos deprimentes. O los familiares lo quieren todo y se pelean por las cosas más insignificantes (unos tirantes viejos y raídos, o un tazón), o ninguno quiere saber nada de lo que hay en la casa, así que solo he de meterlo todo en cajas. En ambos casos lo triste es qué poco se tarda. Piensa en ello. Si murieras... podría deshacerme de todas tus pertenencias en dos horas como máximo.

Este párrafo me trae a la memoria cuando murió mi abuelo paterno. Mi único tío vivía fuera de España y no llegó a tiempo al entierro. Se alojó en casa de mis abuelos donde aún vivía mi abuela y rápidamente se puso organizar la ropa de mi abuelo recién fallecido para clasificarla en aprovechable para él o mi padre y la que había que llevar a Cáritas. Mi padre hizo este comentario admirado de la capacidad de mi tío, de su determinación y energía. Quizás él era la persona perfecta para realizar esa labor ya que venía fresco del sufrimiento y la agonía de los meses que estuvo mi abuelo enfermo.

También recuerdo, ya sin tener que ver con esto exactamente pero para eso es mi blog y me sirve de recordatorio de cosas, que la tarde antes de su fallecimiento fui a verle, estaba en su cama, y me despedí de él y él también me dijo un adiós de una forma que me perturbó por un momento. Esa misma madrugada murió. Y recordé también la historia que él me contó acerca de su padre que un día antes de morir estuvo despidiéndose de sus amistades, fue a misa y se confesó diciéndole al cura que es que se iba a morir. Y efectivamente lo hizo al día siguiente.

Coincidencias, seguro, tanto como que el primer post de este año sea este*. Pero yo no soy supersticiosa que eso da muy mala suerte.



*Hay alguna cosita por ahí que a ver si se esclarece y tal pero, como dijo el otro, tengamos paciencia que todo acabará mal